Skip to main content
La competencia entre los distintos despachos mexicanos es cada vez mayor / Bigstock

¿Quién dijo que México es un mercado fácil para las firmas internacionales?

por Alejandro Kress
publicado el19/10/2018
Compartir
Tags

AMLO

El gabinete del presidente electo Andrés Manuel López Obrador será el más longevo de los últimos 20 años en México, pues como ya se ha anunciado tendrá más de 20 miembros por encima de los 60 años de edad, contando al mismo AMLO que tiene 64 años.

Esto representa un cambio significativo con respecto a los gabinetes anteriores, tanto el de Enrique Peña Nieto como el de Felipe Calderón. ¿Supondrá también un cambio de estrategia para las firmas de abogados internacionales que operan o desean entrar en el mercado legal mexicano?

La competencia entre los distintos despachos mexicanos es cada vez mayor. De esto pueden dar cuenta los bufetes internacionales, que no han logrado crecer mucho en los últimos años, siendo Baker McKenzie, White & Case, S.C. y Hogan Lovells BSTL, S.C. los que mayor número de abogados han alcanzado en territorio mexicano. Así pues, muchos abogados se preguntan si hay espacio para nuevos actores y si el mercado legal de México cambiará en los próximos años.

Conociendo los intereses de ciertas firmas internacionales, puedo confirmar que veremos la entrada de algunas nuevas procedentes de Estados Unidos, del Reino Unido y, desde luego, de España. A no ser que la nueva presidencia de México lleve a la economía mexicana al borde del colapso, algo que muchos socios de despachos en México consideran bastante improbable. 

¿Qué caracteriza al mercado mexicano? La mayoría de las firmas internacionales presentes en el país provienen de EE.UU. (con Baker McKenzie como pionera desde su apertura, allá por 1961). Este dato no supone ninguna sorpresa, aunque debemos tener en cuenta que el último despacho en entrar en México ha sido uno anglosajón, Clyde & Co, que abrió oficinas en 2017 en Ciudad de México.

Los buenos abogados locales no siempre han sabido o podido integrarse en firmas internacionales, especialmente en las norteamericanas. Y ello por distintas razones, entre las que podríamos mencionar:

  1. Falta de políticas de integración cultural. Muchos de los socios mexicanos que trabajan en firmas internacionales no son comprendidos por sus pares a miles de kilómetros de distancia, quienes desconocen el país, la economía, los clientes y hasta el modelo de facturación. 
  2. El sistema de retribución de las firmas norteamericanas exige un ejercicio de flexibilidad y adaptación a otras economías que deja fuera a muchos socios locales de calidad, cuyo trabajo y sistemas de facturación no encajan en los modelos de estas firmas internacionales.
  3. Las firmas internacionales buscan mantener un alto nivel de rentabilidad de sus equipos, con un alto nivel de carga de horas de trabajo y un pequeño número de abogados.   

Es cierto que los buenos socios, equipos y firmas mexicanas están siendo tentados por las internacionales que desean entrar en el mercado mexicano. Vamos hacia un mercado de mayor especialización y con prácticas nicho, donde habrá firmas que solo desean abarcar el asesoramiento en dos o tres ramas del derecho, aquellas de mayor rentabilidad.

Se ha hablado mucho acerca de que el gran activo de una firma podría ser el prestigio de cada uno de sus socios. ¿Tiene sentido que las firmas locales deseen crear marca por encima del prestigio de sus profesionales? En mi opinión se puede vincular un profesional a la marca/nombre del despacho. Sin embargo, las marcas pueden desaparecer, mientras que ahí permanecen los socios que forjaron el prestigio de la firma con su esfuerzo y trabajo. Fidelizar clientes para una marca es un deseo loable, pero los clientes son soberanos y deciden con quién desean trabajar. 

La internacionalización, por otro lado, sigue siendo la asignatura pendiente de los despachos mexicanos. Aunque algunos de los grandes -como Galicia Abogados, S.C. y Basham- continúan creciendo, ninguno ha dado el paso de crecer en el exterior del país, tal vez por la escasa profesionalización de los sistemas de retribución y de las carreras de sus abogados. ¿Qué habilidades deben desarrollar los abogados mexicanos que quieran participar de la internacionalización del mercado? No solo buen olfato o capacidad de desarrollo de negocio, sino también capacidad de adaptación y, sobre todo, sentido de la oportunidad.

¿Veremos realmente entrar en el país a alguna nueva firma internacional o está el mercado saturado? Si un cataclismo no lo impide, creo que la respuesta es un “sí” rotundo, a pesar de lo que muchos abogados de grandes firmas mexicanas e internacionales creen. El mercado está en busca de los mejores y algunas firmas internacionales solo están a la espera de que los mejores abran su mente, de que vean la oportunidad. Llegó la hora de pensar en ellos, en su equipo y en su futuro, que comienza hoy. Pasó la hora de la obediencia debida.

 

 

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.