Los abogados no cuentan con la estabilidad ni beneficios sociales que corresponden a toda relación de trabajo o laboral

Siempre tuve serios cuestionamientos sobre la famosa “cuarta-quinta”, una figura legal peruana de naturaleza tributaria (no laboral) ampliamente utilizada por las firmas de abogados para contratar a sus equipos de abogados a través de relaciones civiles, es decir, de locación de servicios independientes. Bajo este argumento los denominados “abogados asociados” de una firma no están laboralmente subordinados al estudio o firma.