Los esfuerzos por regular el uso medicinal, lúdico e industrial de la cannabis se han impulsado por Latinoamérica desde hace años. Comenzaron en Uruguay cuando en 2013 se aprobó la legislación que permitía su uso médico y psicoactivo. El avance más reciente se registra en México con la publicación del reglamento para el uso medicinal de la marihuana.