Brasil 2020: reformas, liberalización comercial y privatización

El país prevé continuar a la alza en el mercado de capitales y Banco Central busca profundizar en el tema de competencia​​​​​​​ / Archivo
El país prevé continuar a la alza en el mercado de capitales y el Banco Central busca profundizar en el tema de competencia
Fecha de publicación: 02/01/2020
Etiquetas

La agenda de reformas en Brasil promovida por la administración del presidente Jair Bolsonaro se perfila para continuar a un ritmo acelerado en este 2020. A lo anterior, hay que añadir nuevas rondas de liberalización comercial y privatización. El clima de optimismo empresarial ganó fuerza tras la aprobación, el año pasado, de una reforma de pensiones por parte del Gobierno, entre las medidas tomadas para reducir la burocracia y facilitar los negocios, en el contexto de las reformas regulatorias y estatales. Esto a pesar de la salida neta de los inversionistas extranjeros, los inversores locales impulsaron el mercado de valores que superó los récords en prácticamente todos los meses de 2019.

Los economistas encuestados por el Banco Central apostaron que el 2019 terminaría con una expansión del 1,2 % del Producto Interno Bruto (PIB), manteniendo prácticamente el mismo ritmo que 2018, cuando creció un 1,1 %. Pero el escenario para 2020 es de aceleración. Según ellos, el PIB aumentará más del doble, ganando un 2,24 % en 2020. En este escenario, se prevé una fuerte recuperación en la industria manufacturera, algo que ya ha confirmado la Confederación Nacional de Industria (CNI).

Al mismo tiempo, los aumentos de precios desenfrenados con una inflación creciente ya no es una preocupación del mercado. Las estimaciones son para la inflación en los próximos tres años, a pesar de los aumentos ocasionales de los productos básicos, como el incremento en los precios de la carne.

Este escenario hará que el Banco Central se sienta cómodo para avanzar en su programa de intereses más bajos durante un período prolongado. La tasa base de la economía ha estado rompiendo mínimos históricos sucesivos desde diciembre de 2017 y nada en el horizonte indica un endurecimiento de las condiciones crediticias, por el contrario, se espera que toque el piso del 4,25 % durante 2020.

El mantenimiento sostenido de las tasas de interés a niveles históricamente bajos resultó en una mayor expansión crediticia y un movimiento de gran afluencia de empresas al mercado de capitales, lo que amplió su presencia como proveedor de recursos para el sector privado en Brasil. Esta tendencia debería continuar según declaraciones recientes del presidente del Banco Central, Roberto Campos Neto, y del ministro de Finanzas, Paulo Guedes.

Las condiciones macroeconómicas de las economías desarrolladas también permitirán que el Banco Central continúe su proyecto de alentar la competencia en el sistema financiero nacional, que todavía tiene tasas de interés de más del 100 % anual en muchos productos. El organismo redujo una regla que limita el interés de sobregiro al 8 % por mes, pero en general el tono buscado por la regulación es incentivos de mercado, no interferencia directa.

El sistema bancario abierto y las nuevas reglas para el mercado de divisas entrarán en vigencia en este 2020. Las medidas para promover las fintech todavía están en la agenda. El equipo económico también está trabajando en nuevas leyes de bancarrota y en la adopción de una resolución bancaria en caso de quiebras de bancos.

Reformas y privacidad

Se espera que al menos dos reformas muevan el panorama económico este 2020. Al igual que la reforma de la Seguridad Social marcó la pauta para los negocios el año pasado, ahora tenemos la reforma estatal, que afecta al entorno empresarial, y la reforma fiscal, que puede cambiar el nivel de competencia del país en el escenario internacional.

Se espera que el Gobierno complete la revisión y consolidación de los actos reglamentarios bajo decreto durante todo el año, lo que podría ser una simplificación importante de las reglas, particularmente las de las agencias reguladoras, según abogados entrevistados por LexLatin. También se planea una mayor reducción de la participación estatal en la economía, ya sea por cambios en las operaciones estatales, a través de programas de desinversión y renuncia voluntaria, o por la venta de empresas públicas.

El pronóstico del Ministerio de Economía es acelerar el proceso de privatización y concesión de activos públicos al sector privado. De 67 empresas estatales transferidas a capital privado en 2019, a 120 este año, con la posibilidad de aumentarlo en caso de la privatización de Eletrobras, que se negociará con el Congreso.

Los parlamentarios tendrán como prioridad, en el transcurso de 2020, la aprobación de una reforma tributaria espinosa que aleje las inversiones en el país, no solo por la alta carga de impuestos, sino principalmente por la complejidad del sistema que compromete una gran parte del gasto gubernamental.

Después de idas y venidas y el procesamiento concurrente de hasta tres enmiendas propuestas a la Constitución sobre el tema este año, el Ejecutivo y el Congreso establecieron un grupo de trabajo para redactar un texto durante los próximos tres meses.

Finalmente, el equipo económico y el área internacional del Gobierno deberían continuar el proceso de liberalización comercial, posiblemente con nuevos acuerdos, como la conclusión de negociaciones con la Unión Europea en 2019.

Add new comment

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.