La sociedad estadounidense Stone Canyon Industries Holdings, con inversiones en industrias especializadas, adquirió el negocio de sal de la compañía alemana K+S Aktiengesellschaft en América (Brasil, Canadá, Chile, Estados Unidos y Perú) por 3.200 millones de dólares.