La colaboración entre la industria 'fintech' y el mercado de capitales

Si bien la actual regulación permite colocar a través del MAV acciones o instrumentos de deuda corporativos, quedan fuera los fondos de inversión y las titulizaciones de activos. / Unsplash, Stephen Dawson
Álvaro Castro Lora ha participado en la asesoría de las dos únicas transacciones de este tipo en el mercado peruano
Fecha de publicación: 27/01/2021

En 2018 se estructuró en Perú un fideicomiso de titulización y un fondo de inversión que involucró a Innova Factoring, una fintech de factoraje. El objetivo era constituir dos vehículos financieros para otorgar préstamos para las micro, pequeñas y medianas empresas, a través de la inversión en facturas electrónicas registradas en CAVALI, el registro central de valores y liquidaciones. Esta fue la primera operación de una fintech en el mercado de capitales peruano.

Los inversionistas, en su mayoría, fueron personas naturales domiciliadas en Perú y tomaron cuotas de participación (equity) del fondo de inversión. Al respecto, Álvaro Castro Lora, director de la firma peruana Sumara Hub Legalcomenta que "la fortaleza de la estructura reposaba en su solidez institucional, en la protección del inversionista y en la eficiencia tributaria". 

Álvaro Castro Lora
Álvaro Castro Lora

Sobre el primer punto, cabe anotar que porque participaron cuatro entidades reguladas: la empresa de factoring (registrada ante la Superintendencia de Banca y Seguros del Perú - SBS y CAVALI), CAVALI (supervisada por la Superintendencia del Mercado de Valores - SMV y por Superintendencia Nacional de Aduanas y de Administración Tributaria - Sunat, en relación al registro de facturas) y Acres SAFI y Acres Sociedad Titulizadora (entidades supervisadas por la SMV). En cuanto al segundo punto: la intervención de los dos vehículos y diversas entidades supervisadas contribuían a reducir el riesgo al que estaba expuesto el inversionista. "Los activos subyacentes que respaldaban su inversión, en este caso las facturas, estaban custodiados por una entidad fiduciaria, que era la sociedad titulizadora, e inscritas en el registro contable de CAVALI, por lo que había un doble candado para asegurarse de que se cumpliera la política de inversión ofrecida", mencionó.

El último punto, a decir del director de Sumara Hub Legal, es así porque los inversionistas participaban de rendimientos variables derivados de cartera de acreencias, pero mantenían una tasa competitiva de Impuesto a la Renta sobre sus ganancias (5 %).

Durante noviembre y diciembre fueron colocadas las primeras tres series de instrumentos de deuda de la segunda operación de este tipo. ¿Qué hay detrás de este tipo de operaciones?, ¿cuál es su importancia en el actual contexto? LexLatin entrevistó a Castro Lora para responder a esta y otras preguntas sobre el tema.

"Creo que hay mucho espacio para la colaboración entre la industria fintech y el mercado de capitales. Solo hemos visto dos ejemplos en los últimos tiempos, pero actualmente estamos trabajando con otras empresas la realización de transacciones con otras tesis de inversión como subyacentes o que involucran otros tipos de tecnología", opinó.

¿Por qué es importante combinar las fintech con el mercado de capitales?

Las fintech traen innovación y orientación hacia segmentos de clientes no atendidos o inadecuadamente atendidos por el sistema bancario. El mercado de capitales tiene fuentes de fondeo diversificadas y actores sofisticados en la gestión de activos, así como en el relacionamiento con inversionistas. Creo que ambas industrias pueden aprender mucho de la otra. 

A raíz de la pandemia, el mercado de capitales ha entrado en un proceso acelerado de digitalización como medio de supervivencia y en el camino puede encontrar muchos otros beneficios de la digitalización. Por ejemplo, superar los grilletes de la centralización limeña al poder usar las herramientas de onboarding digital para captar inversionistas y emisores de otras regiones del país, inversionistas conectados digitalmente, emisores que pueden cerrar transacciones usando medios electrónicos, productos diseñados a partir de data extraída y procesada digitalmente, interacción digital con el regulador, soluciones regtech para el cumplimiento de las normas legales de la industria, impulso a la integración de las bolsas a nivel del MILA (Mercado Integrado Latinoamericano, conformado por México, Chile, Colombia y Perú), por mencionar algunos. 

Por cierto, la 'tokenización' será, en un futuro, un mecanismo de 'titulización digital' que facilitará la integración de mercados regionales y mundiales. Por esto es indispensable que los actores del mercado de valores (incluyendo a los reguladores) piensen en digital. Es el presente y el futuro.

Para las fintech representa acceso a una diversidad de inversionistas. El mercado de capitales es un mecanismo más democrático de financiamiento: la asignación de los recursos a la inversión y las condiciones de esa asignación (la tasa de interés, garantías aplicables, covenants, etc.) dependen de la interacción del emisor con un sinnúmero de inversionistas. Por el contrario, en el mercado bancario, cada banco decide, de acuerdo a sus políticas, si otorga o no el préstamo al cliente solicitante y las condiciones del préstamo. Esto se debe a que los bancos prestan con dinero de los ahorristas, por eso se llama intermediación financiera, y esto los sujeta a una serie de controles, parámetros y obligaciones regulatorias derivadas de su rol fiduciario sobre los ahorros que captan.

¿Las reglas operativas en Perú sobre el mercado de valores permiten el acceso de las fintech?, ¿qué requisitos suelen ser los más difíciles de alcanzar para este tipo de empresas?

En el caso del mercado de oferta pública, es decir, aquel que se dirige a los inversionistas retail, la carga regulatoria son factores que complican la realización de operaciones de financiamiento para fintech. Por ejemplo, una emisión de bonos por oferta pública exige al emisor contar con estados financieros auditados, dos informes de clasificación de riesgo y procesos de due diligence. Luego de la colocación, el emisor deberá presentar estados financieros anuales auditados, trimestrales, hechos de importancia, entre otros. El cumplimiento de todo lo anterior implica costos que son puestos por el potencial emisor en un balance junto con los beneficios esperados. 

Además, la normativa en ocasiones no está adaptada para estructurar operaciones que respondan a las necesidades del mercado. Tomemos como ejemplo el Mercado Alternativo de Valores (MAV), un segmento creado para facilitar el acceso de empresas no corporativas al mercado de valores. El MAV está dirigido a empresas con ingresos anuales no mayores a 95,8 millones de dólares, considerando el promedio de los últimos cinco años. Si bien la actual regulación permite colocar a través del MAV acciones o instrumentos de deuda corporativos, quedan fuera los fondos de inversión y las titulizaciones de activos que bien podrían permitir estructurar operaciones de financiamiento para el mencionado tipo de empresas.

Es por ello que las operaciones de fintech en el mercado de valores que hasta el momento se han estructurado son operaciones de oferta privada u oferta pública dirigida a inversionistas institucionales; esos tipos de oferta tienen menor carga regulatoria y, además, otorgan más flexibilidad para diseñar la transacción y el vehículo a través del cual se captan a los inversionistas o los activos subyacentes. 

En mi opinión valdría la pena revisar algunas de las condiciones antes comentadas para dar la oportunidad a inversionistas retail a acceder a instrumentos de inversión que tengan como subyacente un negocio fintech.

Recientemente, Sumara Hub asesoró en la incursión de una fintech al mercado de capitales, ¿cuáles fueron los puntos de complejidad?, ¿qué normas vigentes jugaron un papel clave? 

Asesoramos a RebajaTusCuentas, uno de los más importantes marketplaces de préstamos con garantía hipotecaria del mercado peruano, en la estructuración de una emisión privada de bonos titulizados por hasta 50 millones de dólares.

RebajaTusCuentas.com y Coril Sociedad Titulizadora constituyeron un fideicomiso de titulización conformado por préstamos con garantía hipotecaria, originados desde RebajaTusCuentas. Esta estructura permitirá acceder a fondeo privado pero diversificado. El reto fue diseñar un fideicomiso que generase solidez para los inversionistas y, al mismo tiempo, la suficiente flexibilidad para garantizar la colocación constante de préstamos y el ingreso de fondos derivados del repago de dichos préstamos.

RebajaTusCuentas es la primera fintech de la vertical de financiamiento alternativo en acceder a fondos del mercado de capitales en Perú. Esto convierte esta transacción en una operación emblemática para el país, al ser ejemplo de las sinergias que pueden desarrollarse entre el mercado de valores y la industria fintech con miras a la tan necesaria y ansiada inclusión financiera.

Pensando en términos digitales, sería ideal que en un futuro cercano los préstamos y las garantías puedan ser generados en forma 100 % digital (escrituras públicas firmadas con firma digital, pagarés electrónicos registrados en CAVALI, enlaces digitales con registros públicos para la inscripción de las garantías, entre otros). Eso incrementaría la capacidad de las fintech de colocar créditos y, por tanto, los recursos captados a través del mercado de capitales tendrían más impacto.

El hecho de que se trate de un financiamiento que no involucra a la banca; la aprobación de la ley que fija topes a las tasas de interés y que se espera un “racionamiento crediticio” le dan un complejo valor agregado a esta operación. ¿Por qué es importante, considerando el contexto, que estos actores ingresen al mercado?

A inicios de 2020 el Decreto de Urgencia 013-2020 estableció que los intereses derivados de instrumentos de deuda (como bonos) emitidos por oferta pública en el mercado de valores, así como los intereses de instrumentos de deuda y préstamos colocados a través de plataformas de crowdfunding autorizadas por la SMV no están sujetos a tope legal alguno; es decir, les aplica la misma libertad de tasas que ha existido en el mercado bancario. 

La ley que pone topes a las tasas de interés en el mercado bancario ya ha sido aprobada por el Congreso pero aún falta la promulgación del Poder Ejecutivo. Con ella, el mercado de valores y la industria de crowdfunding se verían reforzados como mercados receptores de inversionistas interesados en altas rentabilidades, así como personas y empresas buscando financiamiento. Todo esto por una razón muy simple: si una persona, una empresa o un proyecto busca un financiamiento en el mercado bancario y la tasa de interés óptima para el prestamista (debido a un alto riesgo asociado a estar en una etapa inicial de desarrollo, por antecedentes crediticios o por las características del sector de la industria o negocio en que opera) supera el tope máximo legal, el banco simplemente no otorgará el préstamo.

Pero como la persona o empresa sigue necesitando el dinero, tiene que optar entre mercados formales (mercado de valores, fintech, etc.) o mercados informales (mercado negro).

Los reguladores deben establecer un marco normativo e institucional para que las personas y empresas se financien a través de mercados formales, pues estos son transparentes, pagan impuestos, tienen mecanismos para prevenir lavado de activos y financiamiento del terrorismo.

Add new comment

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.