Skip to main content
"La apertura al cambio se produce a través de una comunicación eficiente entre generaciones" / Bigstock
"La apertura al cambio se produce a través de una comunicación eficiente entre generaciones" / Bigstock

Laia Valdespino: "La mayor diferencia entre generaciones es la apertura al cambio"

"Muchos de los abogados jóvenes buscan innovación responsable en la forma de trabajo"
por Lara Valencia
publicado el28/03/2019

Para recibir nuestro boletín diario, ¡suscríbete aquí!

Laia Valdespino es asociada de Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados, especializándose en derecho procesal civil, derecho procesal constitucional, derecho procesal contencioso administrativo, solución de conflictos y arbitrajes. Le apasiona ser litigante y su meta es llegar a ser socia del área de solución de controversias.

 

Respondió a nuestras preguntas en La firma y los millennials

 

—¿Cómo llegó hasta el área de práctica donde está desarrollando su carrera? ¿Por qué decidió esa especialidad frente a otras?

Laia Valdespino
Laia Valdespino

 

—La primera vez que hice un curso de derecho procesal, supe que quería ser litigante. Los abogados que trabajan en el área de solución de conflictos tienen un dominio amplio de todas las especialidades del derecho.

 

Cada proceso, judicial o arbitral, exige un conocimiento profundo sobre el derecho material en controversia, ya sea tributario, civil, constitucional o minero, entre otros. En el mundo del litigante no hay dos procesos iguales. El aprendizaje es continuo.

 

—¿En qué aspectos ha cambiado su visión de la profesión legal desde que egresara de la universidad hasta este momento? ¿Es trabajar en una firma tal y como lo imaginaba cuando era estudiante?

 

Los alumnos que ingresan a la Facultad de Derecho tienen una visión idílica de la profesión legal. Se les enseña la teoría y aprenden con base en casos “de laboratorio”.

 

Sin embargo, cuando inician sus prácticas preprofesionales, la realidad es muy distinta y los casos “de laboratorio” en muchas ocasiones no son suficientes para afrontarla. Por ello, cuando un estudiante ingresa a trabajar a un estudio, es vital que los abogados con los que trabaja se preocupen por complementar y fomentar el aprendizaje práctico de la mano con el teórico, como ocurre en Payet, Rey, Cauvi, Pérez Abogados.  

 

—¿Cuáles son sus metas en el despacho para el que trabaja en este momento?

 

Desarrollar una línea de carrera orientada a convertirme en socia del área de solución de controversias, brindando un servicio de calidad a nuestros clientes.

 

—¿Cuáles son sus herramientas de tecnología legal favoritas? ¿Cómo le ayudan en el desempeño de su trabajo?

 

Mi herramienta de tecnología legal favorita es la plataforma de Sistema de Consulta de Expedientes Judiciales. A través de ella, puedo conocer en tiempo real cada movimiento de los procesos judiciales: emisión de resoluciones, autos y sentencias, notificación a las partes, presentación de escritos, etcétera.

 

Esta plataforma me permite anticipar los siguientes pasos en un proceso judicial, así como plantear o replantear estrategias a seguir.

 

—¿Qué sinergias se pueden producir entre el abogado latinoamericano y el abogado anglosajón? ¿Qué tiene uno que aprender del otro?

 

El derecho anglosajón y el latinoamericano provienen de distintos sistemas y, por ende, es inevitable que la forma de trabajo y la aproximación a la solución de problemas se pronuncien de diferente forma.

 

Sin embargo, esto es una oportunidad de mejora si se recogen los aspectos positivos de ambos. Por ejemplo, los abogados anglosajones tienden a preferir la comunicación por la vía tecnológica frente a la comunicación a través de una interacción directa. Esto permite que los abogados de un estudio anglosajón tengan mayores oportunidades de  trabajar de manera remota, frente a un abogado latinoamericano que muchas veces debe encontrarse en el lugar para atender el requerimiento.

 

El intercambio de conocimientos y formas de trabajar, tan diversas, permiten a un abogado conocer y manejar un mercado distinto al suyo y tener una ventaja competitiva frente a sus pares.

 

—¿Qué habilidades que no se aprenden en la escuela de derecho necesita el abogado de hoy?

 

Son tres las habilidades que no se aprenden en la Facultad de Derecho: (i) solucionar o proponer soluciones que sean rápidas y eficientes; (ii) atención a los detalles (de manera interna hacia el estudio y de manera externa hacia los clientes); y (iii) proactividad en el trabajo, búsqueda de mejora profesional continua.

 

—Por último, ¿qué es lo que más une y lo que más separa a su generación de la generación de socios en la firma? ¿Qué opina de la mentoría? ¿Hay algún abogado o abogada que actualmente considere como su mentor o referente en la profesión?

 

La mayor diferencia entre generaciones es la apertura al cambio. Muchos de los abogados jóvenes buscan innovación responsable en la forma de trabajo, algo que podría distar del trabajo “tradicional”. Esta apertura al cambio se produce a través de una comunicación eficiente entre generaciones.

 

La mentoría entre abogados es vital para esta comunicación y es una forma de aprendizaje invaluable. Aprender de la experiencia y habilidades de otro abogado, intercambiar opiniones y lograr una autocrítica te lleva a crecer profesionalmente.

 

Considero como mi mentor a Julio César Pérez Vargas, no solo por su amplio conocimiento del derecho procesal sino por su capacidad de liderazgo y preocupación por el desarrollo personal y profesional de su equipo.

 

 

¡Únete a la discusión!

HTML Restringido

  • Allowed HTML tags: <a href hreflang> <em> <strong> <cite> <blockquote cite> <code> <ul type> <ol start type> <li> <dl> <dt> <dd> <h2 id> <h3 id> <h4 id> <h5 id> <h6 id>
  • Lines and paragraphs break automatically.
  • Web page addresses and email addresses turn into links automatically.